Visitas: 3

Las compras online se han vuelto cada vez más populares en los últimos años. Esto se debe a la conveniencia y variedad de productos que se pueden encontrar. Sin embargo, las compras online también tienen un impacto ambiental significativo. Uno de los mayores impactos ambientales de las compras online es la cantidad de devoluciones que se realizan.

Según un estudio de la Federación Nacional de Minoristas, el 30% de todos los pedidos online son devueltos. Esto significa que miles de millones de artículos se devuelven a los minoristas cada año, y esto es así porque la gran mayoría de las devoluciones son sin coste para el cliente. Y tanto el costo como el impacto ambiental de estos retornos es muy significativo.

Cuando se devuelve un artículo, debe ser transportado de regreso al minorista. Este transporte puede ser por camión, avión o barco. Las emisiones de estos métodos de transporte contribuyen al cambio climático.

Además, el embalaje en el que se devuelven los artículos a menudo no se recicla. Este embalaje termina en vertederos, donde puede tardar cientos de años en descomponerse.

El impacto ambiental de las devoluciones en línea no se limita solo al transporte y embalaje de los artículos devueltos. La producción de los artículos en sí también tiene un impacto ambiental. Por ejemplo, la producción de ropa requiere mucha agua y energía. La producción de productos electrónicos también requiere muchos recursos.

Cuando se devuelven artículos, a menudo terminan siendo desechados en lugar de ser reparados. Esto significa que todos los recursos que se utilizaron para producir el artículo se desperdician.

Y además todo esto es muy caro, pues el vendedor pierde su venta y en general asume los costos de la devolución hasta sus instalaciones.

Solo para tener unos datos, en el año 2022 en los USA se devolvieron productos por valor de 816 billones de dólares, y esto también supuso una estimación de 24 millones de toneladas métricas de emisiones de dióxido de carbono. Estas devoluciones fueron el doble de las que se realizaron en el año 2020.

Y esto sencillamente es un sinsentido, y no se puede continuar por ese camino. Si tomamos medidas para reducir la cantidad de devoluciones y el impacto ambiental de cada devolución, podemos ayudar a proteger nuestro planeta.

¿Qué puedes hacer para reducir el impacto medioambiental de tus compras online?

Investigar antes de comprar, y asegurarse de comprar algo que realmente quieres y necesitas. Esto ayudará a reducir la cantidad de artículos que terminará devolviendo.

Considere comprar a minoristas sostenibles. Hay una serie de minoristas que se han comprometido a reducir su impacto ambiental. Al comprar con estos minoristas, puede ayudar a respaldar sus esfuerzos.

Devuelva los artículos de manera responsable. Si necesita devolver un artículo, intente hacerlo de una manera que minimice su impacto ambiental. Puede hacerlo dejando el artículo en una tienda física o utilizando un transportista que ofrezca envíos sin emisiones de carbono.

Siguiendo estos consejos, puede ayudar a reducir el impacto ambiental de sus compras en línea.

Solo a nivel informativo, aquí hay algunos datos adicionales sobre el impacto ambiental de las devoluciones online:

La devolución online promedio genera 1,4 kilogramos de emisiones de dióxido de carbono.

La cantidad de residuos de embalaje generados por las devoluciones online equivale al peso de 500.000 coches.

La cantidad de agua utilizada para producir la ropa que se devuelve cada año equivale a la cantidad de agua utilizada por 5 millones de personas.

Y lo importante es que la mayor parte de ese desperdicio es evitable si se actúa de manera responsable. De nosotros depende.

Por Amador Palacios

Reflexiones de Amador Palacios sobre temas de Actualidad Social y Tecnológica; otras opiniones diferentes a la mía son bienvenidas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES